La vulgarización de palabras extravagantes

«Vulgarización» es un término utilizado en mercadotecnia para referirse al proceso por el cual algunas marcas pasan a ser descriptivas de un producto, es decir, que el nombre de la marca pase a ser el nombre del producto: kleenex, coca, crayola, post-it, curita, etcétera. Las marcas vulgarizadas, genéricas o de uso común, son algo así como los dichos populares del consumismo.

Ahora bien, no entiendo por qué algo tan difícil de lograr en un producto, como lo es el posicionamiento total en la mente del consumidor, tiene en algunos mercados un nombre tan feo, tan poco mercado-lógico y tan difícil de recordar.

Aquí algunos ejemplos de vulgarizaciones extravagantes:

  • En Argentina, por ejemplo, le dicen «carilina» al pañuelo desechable y «yilé» al rastrillo para afeitarse.
  • En Chile le dicen «confort» al papel higiénico.
  • En Cuba le dicen «yelo» a la gelatina, «íntima» a la toalla sanitaria y «frigidaire» al refrigerador.
  • En España uno pide unas «donuts» en lugar de unas rosquillas.
  • Y en Venezuela, además de decirle «perrarina» a las croquetas para perros, piden «pepsi colas».

¿Cómo se comporta el mercado? Misterio.

El consumismo de la novedad o la moda en la publicidad

La venta no radica en el producto, sino en el vendedor. Ni siquiera radica en el medio, aunque hay medios que de pronto se ponen de moda y todos piensan que por utilizar el medio publicitario del momento ya su campaña será exitosa.

Por supuesto que las modas influyen. Por ejemplo, hoy en día el green marketing, la publicidad alternativa, lo viral, lo dirigido a nichos sumamente específicos.
Sigue leyendo