El taller

Sí, somos un taller. No una agencia, no un despacho, ni siquiera una oficina. Somos algo más que un establecimiento. ¿Un negocio? No, no nos gusta la palabra. ¿Un changarro? Bueno, esa sí nos gusta, pero no, no somos un changarro. ¿Una organización, una empresa? No, no es lo mismo, somos un taller.

¿Has leído un poema de Octavio Paz llamado Las palabras?

Dales la vuelta,
cógelas del rabo (chillen, putas),
azótalas,
dales azúcar en la boca a las rejegas,
ínflalas, globos, pínchalas,
sórbeles sangre y tuétanos,
sécalas,
cápalas,
písalas, gallo galante,
tuérceles el gaznate, cocinero,
desplúmalas,
destrípalas, toro,
buey, arrástralas,
hazlas, poeta,
haz que se traguen todas sus palabras.

Eso es lo que se hace en un taller: se trabaja, se trabaja, se trabaja. El oficio por encima de la inspiración. Y el diálogo todo el tiempo. Cuando por fin sale una idea, se discute, se pone a prueba, y después otra vez a trabajar, a trabajar, a trabajar. Entender que una idea nunca se termina, simplemente se abandona (cuando ya se tiene que ir a la imprenta, cuando el cliente la pide, etcétera).

Sé, taller de ideas está en Querétaro, México. Nosotros estamos aquí. Nuestro sitio web es éste. Y lo que estás leyendo ahora es nuestro blog, el espacio donde ponemos a discusión esta o aquella idea.

2 pensamientos en “El taller

  1. Hola a todos, Hola Jacobo.

    Da gusto ver tanta calidad, felicidades, mucho éxito y bienvenidos a la competencia sana y profesional que mucho nos hace falta.

    Lo que necesiten ya sabes…

    Saludos de los tipos libres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s