¿Cómo se hace una etiqueta? —entrevista a Daniel Bravo y el diseño del mezcal Gracias a Dios

Mezcal Gracias a Dios - Sé, taller de ideas

En el taller nos gusta hacer etiquetas, diseñar la identidad de un producto, una bebida. ¿Cuál es la tipografía de un vino tinto joven? ¿A qué color nos recuerda el sabor de este mezcal? ¿Quién queremos que lo compre? Hacer una etiqueta es mucho branding encerrado en un papel adherible: traducir procesos de elaboración, sabores, ingredientes y características en una sola imagen.

Entrevistamos a Daniel Bravo sobre el proceso de diseño que hay detrás de una etiqueta:

¿Qué es una etiqueta? ¿Cuál es su propósito?

Curiosamente, es un elemento que se adhiere a otro elemento y, juntos, se vuelven una sola cosa, un producto. La etiqueta identifica, distingue de la multitud. Es la esencia de un producto que termina por convertirse en apariencia. Un elemento estético, funcional e informativo donde se comunica la personalidad de la marca, sus valores y atributos.

¿Cómo es una etiqueta bien ejecutada?

Una buena etiqueta tiene que tener personalidad, ser legible, flexible y versátil para sus aplicaciones. Debe ser identificada fácilmente por el mercado al que va dirigido. Comunica y atrae al consumidor.

Hace poco hiciste las etiquetas para la línea de mezcales Gracias a Dios, ¿cómo fue el proceso de ese proyecto?

El brief marcaba que la palabra mezcal debía ser uno de los elementos principales. A partir de ahí, el diseño debía comunicar la marca, el tipo de bebida, su contenido, la elaboración, el lugar de procedencia, etc. Así se fueron construyendo las etiquetas de cada mezcal.

¿Cómo resumirías el proceso de diseño de una etiqueta?

Es un proceso muy completo y divertido: se hacen muchos prototipos, se revisan las disposiciones legales y se investiga sobre la bebida y sus características. ¡En ocasiones hasta hay degustaciones!

¿Cuáles son los elementos más importantes durante el diseño?

Hablando del mezcal Gracias a Dios, un punto muy importante fue que tuvimos que pensar en toda una familia de mezcales, de botellas. Había que mantener coherencia entre toda la línea pero dándole personalidad a cada tipo de agave. En general, cuando diseño una etiqueta pienso en lo que hay que comunicar, la identidad, cómo debe percibirse el producto, que sea atractiva para el target. A partir de ahí realizo bosquejos preliminares y luego descarto los que no cumplen con los puntos anteriores.

¿Y los acabados?

Los acabados son muy importantes y dependen mucho del producto. En el caso del mezcal, la etiqueta debía ser adherible, resistente al agua, congruente con el diseño y la identidad de Gracias a Dios. Incluso la botella personalizada le da más seriedad y exclusividad al producto. Otros acabados fueron el grabado y el hot stamping, detalles que hacen una gran diferencia visual y táctil.

¿Dónde te imaginas las etiquetas que diseñas?

En establecimientos especiales, bares y restaurantes. Cuando el proyecto se termina es muy gratificante ver tu trabajo en una estantería, es como el gran cierre.

Al final, ¿qué es lo que más te gusta de hacer etiquetas?

¿Aparte de la degustación? Me gusta todo el proceso que termina por verse en un producto final en el punto de venta, listo para llegar al consumidor. Eso, ¡y seguir vistiendo botellas!
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s