¿Cómo Sé diseñó Vinos & viñedos? –entrevista a Denisse Piña, la diseñadora del libro

Boceto Vinos & viñedos del centro de México

¿Cómo diseñaste el libro? Cuéntanos un poco el proceso que seguiste.
Fueron varios procesos los que seguimos para el desarrollo editorial de este proyecto. Lo más importante es que desde un principio teníamos bien definido lo que queríamos sentir al tener el libro terminado, lo que queríamos ver. Teníamos el referente del suplemento de vinos que ya habíamos hecho para Sada y el bombón. Aunque en un principio pensamos que podía partir de ahí, gráficamente quisimos hacer algo nuevo, con otra estética y otra función.

¿Cómo fueron los primeros bocetos; por dónde se empieza a diseñar un libro así?
Al principio Bego y yo empezamos a bocetar algunas dobles páginas con la idea de generar un concepto visual que unificará todas las ideas que teníamos del tema. Tuvimos referentes visuales que nos dio Jacobo para generar esa esencia. Al final, con todas esas ideas, pudimos formar algo que uniera todas esas voces. Pero debo decir que esta parte de conceptualización visual nos tomó varios meses, es la parte más exigente del proceso creativo –la exigencia es contigo mismo–, pues la hoja en blanco te reta, pero creo que tener mucho tiempo para esto nos ayudó mucho.

¿Y ya que definieron un concepto, un camino gráfico, qué siguió?
El boceto que trabajé se basó en una interpretación contemporánea de la campirana vida vitivinícola en la región. El diseño de baso en el branding que suele hacerse para marcar animales; quería dar la sensación de estar en esos ranchos, en esas fincas, como si las recorrieras y fueran ellas mismas las que te fueran contando su historia. Así empecé a diseñar la parte de los viñedos, por ejemplo.

Además quise combinar iconografía de la región, como la de las misiones franciscanas de la Sierra Gorda, que ya contaban con elementos que hacen referencia al vino o la vid.

Y para seguir con esta especie de sensación rústica, incorporamos distintos elementos gráficos e ilustraciones con acuarelas. Trabajamos de cerca con Luis Morán, el ilustrador que nos ayudó.

¿Una vez definido el concepto gráfico del libro, el trabajo entonces fue lineal, o iban y volvían?
Ya mencioné el tiempo, que fue un factor importante, pues de repente, al estar diseñando, siguiendo los contenidos, surgían nuevas ideas que cambiaban el calendario de trabajo: se nos ocurrían nuevas cosas, y entonces nos deteníamos a repensar algunas secciones y trabajar en específico en ellas. Esta parte no se habría logrado sin dejar que este ensayo-error, pruebas-experimentación, más pruebas y más ideas surgieran. Aunque también hay que saber poner un alto y decir bueno, ya hasta aquí, y focalizarte en terminarlo en una fecha. Poner un día y una hora –delimitar– ayuda mucho.

¿Qué decisiones estéticas vas tomando mientras diseñas?
Seguí las reglas clásicas del diseño editorial: sección áurea en la retícula para generar los horizontes óptimos de lectura. Generalmente trabajo la retícula tipográfica contemporánea con la idea de generar tensión en la doble página y, sobre todo, me gusta generar muchos niveles de lectura en una página. Lo diseñé pensando en una lectura reflexiva, eso es muy importante. No de corrido, ni lectura rápida, no, está diseñado así porque la idea es que cada vez que lo abran y lo lean encuentren cosas distintas. Un texto y un diseño que les guiñe el ojo.

¿Y ya que está todo más o menos diseñado, qué sigue?
El proceso creativo es nomás una parte de todo el proceso de diseñar y producir un libro. Durante el desarrollo del libro ocurrieron otras cosas, como todos los dummys que hicimos, por ejemplo: el primero fue en un engargolado que quedó incompleto porque al final le faltaron páginas, y el último fue uno muy profesional que mandamos a imprimir con Metrocolor. También luego están todos los cambios que hicimos en la prueba de color, las visitas a la imprenta (que está en el DF), las esperas, las discusiones con los de preprensa, etc. Ah, y la angustia de esperar el libro, la emoción de recibirlo, ver cómo quedó…

Sinceramente, al principio sentía mucha presión creativa (si lo puedo llamar de algún modo) al estar haciendo este proyecto, pues es el proyecto más importante del Taller, pero después ya definido el camino y teniendo ya las primeras cuatro páginas (que costaron mucho), las demás las disfruté tanto que estoy muy orgullosa del trabajo que hicimos.

2 pensamientos en “¿Cómo Sé diseñó Vinos & viñedos? –entrevista a Denisse Piña, la diseñadora del libro

  1. Pingback: ¿Qué representa el libro Vinos & viñedos para el taller? « Sé, taller de ideas

  2. El profesionalismo va aunado al hecho de que se ama lo que se hace!!! Muy buen libro!!! Felicitaciones a la diseñadora y al creador del libro…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s