La entrevista perfecta

Nadie está interesado en entrevistar a nadie. La entrevista no revela las cualidades del entrevistado: revela, sobre todo, las limitantes del entrevistador. Hace un mes pregunté, aquí en el taller, sobre cómo debería de ser la entrevista perfecta para alguien que fuera a trabajar con nosotros. Nadie me respondió. Así que me dispongo a revelar todos mis defectos a través de la siguiente propuesta para entrevistar a alguien. (Aunque algunos parecen exagerados, todos los ejemplos que mencionaré son reales y me han pasado a mí, como entrevistador, en los últimos años.)

Antes de la entrevista en persona:

  • El candidato deberá mandar un correo electrónico en donde se presente, anexe su CV y una selección de trabajos.
  • El candidato y yo discutiremos la fecha, la hora y el lugar para la entrevista. Todo por correo.
  • Me imaginaré cómo es, tal vez lo busque en FB, Twitter o Flickr. Crearé juicios flexibles sobre él.
  • Tendré claro qué debe de hacer cuando trabaje aquí y cómo encajará en la estructura existente. Cuál deberá ser su relación con cada uno de nosotros siete.

Focos rojos en esta fase (las posibilidades de contratación se reducen 90%):

  • Manda correo electrónico con varias faltas de ortografía o redacción por cada renglón.
  • Su CV está hecho en Excel o Power Point.
  • Sus fotos de FB son alarmantes.
  • Manda trabajos mediocres.
  • Me manda spam o me suscribe a una cadena de correo electrónico irrelevante para el trabajo.

Focos naranjas (las posibilidades de contratación se reducen 40%):

  • Sus mensajes de correo electrónico parecen limitarse a 140 caracteres.
  • Su dirección de correo electrónico es algo como: tresdebistek@hotmail.com
  • Me manda los correos desde su cuenta laboral actual.
  • Alguna de las siguientes: su CV está hecho en Word, es de varias páginas, tiene foto, varias tipografías o incluye frases aburridas.
  • No aparece en ninguna red social.
  • Sus trabajos se ven raros, como hechos durante la madrugada. O manda varios correos con archivos pesadísimos. O no manda nada.

Focos verdes (las posibilidades de contratación aumentan 10%):

  • En los correos electrónicos que intercambiamos hay buena ortografía y redacción inteligente.
  • Su CV viene como PDF, es de una página y tiene una clara estructura.
  • No lo encuentro en FB pero sí en Flickr y sabe editar sus fotos.
  • Manda cinco trabajos bien seleccionados y todos son relevantes al trabajo que haría aquí en el taller.
  • Vive cerca de la oficina así que se podría venir caminando.

Durante la entrevista en persona:

  • El candidato deberá llegar puntualmente y en paz.
  • El candidato y yo podremos hablar de otras cosas (no de trabajo) antes de la entrevista. Los temas serán improvisados y espontáneos.
  • El candidato responderá preguntas y mostrará trabajos. También me hará preguntas.
  • Hablaremos del sueldo.
  • Yo estaría a un paso de hacerle un examen escrito de ortografía y redacción pero no lo haría. Sería demasiado.
  • Me dejará su tarjeta de presentación con un teléfono y una dirección de correo electrónico.

Focos rojos en esta fase:

  • Llega a una hora completamente distinta a la acordada o llega otro día (se confundió).
  • Llega tarde dando excusas por llegar tarde.
  • Llega vestido de traje, con ropa de gimnasio o con tacones de más de 10 centímetros.
  • Ve o contesta el celular durante la entrevista.
  • Le cuesta trabajo expresarse verbalmente y contestar preguntas con claridad. Mucho menos una conversación.
  • Se le olvidaron los trabajos.
  • Se me queda viendo raro.
  • Manicure que va más allá del orden y la limpieza.
  • Me cuenta sus problemas personales.
  • Quiere un sueldo completamente distinto al que yo tengo pensado.
  • Me apunta en un papel sus datos al final de la entrevista.

Focos naranjas:

  • Llega desencajado: corrió mucho y sudó, acaba de chocar, etc.
  • Viene en la actitud de: esta entrevista no me emociona. O peor: esta entrevista me emociona muchísimo.
  • Los trabajos que me muestra son exactamente los mismos que me mandó hace unos días por correo.
  • Muestra muchísimos trabajos y la entrevista se hace aburrida.
  • Me comunica que en su trabajo actual están en huelga.
  • No tiene sentido del humor.

Focos verdes:

  • Avisa si viene retrasado (la razón deberá ser justificable). Cuando llega se disculpa brevemente.
  • Se ve confiado en sus trabajos y en sus respuestas pero no arrogante.
  • Tenemos temas en común y se puede conversar abiertamente de cualquier cosa.
  • Se nota que ha investigado un poco sobre nosotros y que tiene una idea clara de lo que podría hacer aquí.
  • Muestra señales de amabilidad y buena educación.
  • Es obvio que le gusta su profesión.

Después de la entrevista:

  • Discutiré cómo me fue en la entrevista con mis compañeros de la oficina.
  • Tal vez le pida algún ejercicio sencillo al candidato para aclarar alguna duda que me haya quedado.
  • Entrevistaré a más personas.
  • Seleccionaré al menos a dos finalistas para que sean entrevistados por otras personas de aquí.
  • Se seleccionará a la persona que vamos a contratar.

Focos rojos en esta fase:

  • El candidato habla diario para ver qué pasó.
  • A nadie le gustó el candidato mas que a mí.
  • Me manda un regalo.

Focos naranjas:

  • No resuelve bien el ejercicio que se le pidió.
  • Habla para decir que tiene otra oferta de trabajo en otro sitio.
  • Accidentalmente me lo encuentro borracho a las 3 de la tarde en un centro comercial.

Focos verdes:

  • Es paciente: espera la respuesta.
  • Todos coinciden conmigo que es el candidato ideal.

Un pensamiento en “La entrevista perfecta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s