Comprender los límites, aceptar los costos

Este diagrama se hizo para los trabajos de diseño, pero en realidad aplica para cualquier trabajo creativo.

Supongamos que un cliente quiere un trabajo muy bien hecho pero para ayer: el resultado es una cochinada: se entrega pasado mañana lleno de errores.

Supongamos que alguien quiere pagar dos pesos por un trabajo serio: el resultado podría llegar a ser atractivo, pero el proceso pagaría los costos: el trabajo queda bien, pero, supongamos, el folleto se manda con la prima despistada que deja su auto en un lugar prohibido, lo que provoca que el cliente esté a las dos de la mañana en el corralón recogiendo las cajas de folletos.

El trabajo bien hecho, inteligente, sincero, minucioso y responsable necesita tiempo. Los trabajos que responden de forma precisa a un problema de comunicación complejo no son baratos. Está muy bien que alguien pida un trabajo urgente, lo que está muy raro es que espere a cambio un trabajo refinado.

Todo esto parece algo simple y hasta obvio. Para un agricultor, por ejemplo, lo es: si siembra chícharos no espera recibir manzanas. Pero este mundo de la creatividad es diferente, por acá parece que todavía no conocemos la palabra «consecuencia».

P.D.: tampoco no hay que ser tan duros con los clientes, pues a veces nuestra productividad se encuentra en el triángulo de las bermudas:

Un pensamiento en “Comprender los límites, aceptar los costos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s