Enero 2011

El año en ha comenzado sin pausas para meditaciones, con poca música, una computadora que no enciende y unos kilitos de más por ahí y por allá. Es decir, con poca gracia. Algunos siguen de vacaciones físicamente; otros (mentalmente) no hemos regresado del todo. Sólo falta que llueva día y noche para que todo sea armonía.

Leamos, entonces. Propongo sólo dos textos, uno londinense y otro neoyorkino.

Esta nota me gustó porque rechaza todos los convencionalismos de año nuevo, incluyendo una propuesta de evitar todos los pensamientos positivos e ir directamente a la acción, al trabajo.

Esta otra lectura, un poco más optimista, pone al año en perspectiva a través de las ideas e inspiraciones humanas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s