La misión de Finlandia


Hay quien se conmueve al extremo con un auto clásico en perfecto estado, hay quienes lloran cuando se reencuentran con un familiar lejano; otros, sienten ese nudo en la garganta cuando un editoral acepta publicar su libro. Por todas esas sensaciones pasé al descubrir el documento Mission for Finland —How Finland will solve the world’s most wicked problems.

Un equipo de 30 delegados —incluyendo un futbolista, varios ejecutivos y un ama de casa—, comandados por Jorma Ollila, exCEO de Nokia, trabajaron durante dos años en un proyecto que presenta más de cien objetivos para reforzar la imagen de Finlandia localmente y en el mundo. Se espera que los objetivos estén cumplidos en 2030. El controversial documento de 365 páginas fue publicado hace unos días y su conclusión es que la mayor cualidad de los finlandeses es su actitud de poder hacer cualquier cosa y resolver cualquier problema. Los valores que sustentan esta esencia y que están arraigados en todos los finlandeses son: funcionalidad, naturaleza y educación.

Los objetivos a largo plazo son muy ambiciosos. Algunos ejemplos: que los lagos del país sean potables, que la sociedad reciba a los inmigrantes amablemente, que el 50% de la producción agrícola sea orgánica, etc. Un sitio web se lanzó junto con el documento: ahí los finlandeses encontrarán una lista de pequeñas acciones que, llevadas a cabo una a una, harán que se cumplan los grandes objetivos en 2030.

Tom Morris, quien contribuye para la revista Monocle, menciona que:

Este documento es un call-to-action para los ciudadanos, hecho por los ciudadanos, con retos para toda la sociedad finlandesa. Hay misiones para los niños en edad escolar («hagan algo juntos incluso con los niños más callados del salón»), para el Ministerio de Educación («tanto los finlandeses como los inmigrantes deben tener el mismo nivel de educación»), incluso para los abuelos («enseña y transmite tus habilidades manuales»).

Roppe Mokka, del think-tank que administró el proceso de la creación del dossier opina:

No son sólo misiones generales: están destinadas a alguien en específico. La delegación irá a buscar personas, industrias o grupos de industrias para asegurarse de que participen.

Jorma Ollila, director del proyecto, dice que:

Una marca país no puede crearse; sólo se pueden sugerir medidas que refuercen las cualidades de cada nación. La imagen de Finlandia no está desarrollada por campañas [de publicidad] sino por hechos reales.

En septiembre 2008, Alexander Stubb, Ministro de Relaciones Exteriores, creo la Delegación de la Marca País y le asignó una tarea: trabajar dos anõs para crear una estrategia para que el mundo piense más en Finlandia: que mejore la economía, el turismo y su estátus internacional. Ahora vienen los 20 años de implementación.

Lo que más me gusta, tal vez, es que todo esto parece natural: no es la demostración de ningún partido o gobernante; no es para quedar bien ni para cumplir una «promesa de campaña». Todo lo contrario: es algo social. Y que el gobierno impulse estas medidas me parece la definición más noble de lo que un país desarrollado debería ser. ¡El plazo para cumplir las misiones es de 20 años! Es decir, una generación. No cien días, no tres años, no un sexenio. Una generación.

Lee el reporte completo aquí. Descarga el PDF acá. O conoce algunas de las misiones (sin leer el reporte completo) en este link.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s