Jacobo: la zona del café colombiano

Es el turno de Sudamérica en Los viajes del verano. Jacobo nos relata un viaje que realizó en septiembre, para escapar del Bicentenario en México. La idea me la dio Lalo; el itinerario fue sorpresa, comenta.

Paisaje de la zona del café en Colombia
¿A dónde fue el viaje?
A la zona del café en Colombia.

¿Cómo se diseño el itinerario?
La zona es pequeña, así que hay mucha libertad para ser creativo con la ruta. De extremo a extremo debe de haber unos 150 km. Como rentamos un auto, muchas cosas se dejaron al azar, incluso algunos hoteles a los que llegamos sin tener reservación. También se tomó en cuenta hacer un poco de todo, como subir a un volcán de 5,000 metros o visitar pueblos no turísticos.

Este viaje es ideal para…
Los que tienen ganas de ver paisajes verdes todo el día. Para relajarse y olvidar cosas que ayer parecían imprescindibles. Para comer pescados, verduras y tomar jugos de las frutas más ricas del continente.

¿A quién le recomendarías que lo hiciera?
A los que extrañen el verde de Alemania o las partes bajas de los Alpes.

¿Qué recuerdas más del viaje?
Un lugar llamado Valle de Cocora: es una serie de montañas y colinas en donde crece la palma de cera, que sólo hay en Colombia. Es la palmera más alta que hay y estoy seguro que quien diseñó los generadores de energía eólica se inspiró en esta palmera. Si alguien soñara de noche con un paisaje así (sin haber ido), pensaría, qué sueño tan raro.

¿Qué tal la comida?
Prepárense para desayunar huevo diario, tomar muchísimos jugos de colores que no creen que se puedan beber y de sabores que no creen que puedan ser naturales. Ensaladas pequeñas y salsas semi-picantes abundan. Colombia tiene el suelo más fertil del mundo, bueno, al menos de América, así que los sabores de todo son espectaculares.

¿Pasó algo raro? ¿Alguna anécdota inesperada?
Un taxista nos llevó de un pueblo llamado Montenegro al aeropuerto (para volar a Bogotá y de ahí a México). Durante el recorrido de media hora nos contó su entrenamiento en el ejército de Colombia, y, aunque todo parecía ficción, por su voz se sabía que todo era real. El taxi medio destartalado enmedio de la noche (curvas, selva) parecía derepente el lugar más acogedor y cómodo. A veces recuerdo todavía las cosas que nos contó, y su voz, y no entiendo cómo puede existir algo así.

Después de este viaje reflexiono…
Que Colombia es el mejor pueblo de América en este momento, en todos los sentidos. Se siente; la gente lo expresa sin decirlo. Además son tan amables que aunque estés perdido o de mal humor, te cambian con una frase. Ya entendí el concepto sunny disposition. La vida que Colombia transmite es muy actual, muy nueva, refresca muchísimo. No es como Perú o México, que transmiten el peso de la vida pero no se siente actual.

¿A dónde será el próximo?
¿A Ensenada?

Un pensamiento en “Jacobo: la zona del café colombiano

  1. Lo mejor de este viaje fue la herencia que recibió el Taller. Ahora sí vale la pena decir algo á la Robert Ebert: «No he hablado con nadie desde que salí de mi casa. El iTunes está tocando Downtown, de Petula Clerk. He estado leyendo un poco a Nicanor Parra. Tengo puestos mis nuevos Panams, traigo suéter y siento un poco el frío matinal. Me he hecho una taza del café que trajeron de Colombia y estoy esperando a que se enfríe. Que quede escrito: en este momento estoy feliz».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s