Sobre nosotros –la música

A través de una serie de confesiones, plantearemos, si no la identidad del taller, sí su chismógrafo: la música que nos gusta, el cine que vemos, las lecturas que nos desvelan, los placeres que nos distraen.

En esta primera ocasión, la música que escuchamos: ¿qué artista o canción ha sido nuestra favorita en los últimos tres meses?

(Algunos de nosotros –mejor dicho, todos menos Mau Aguilera– tenemos last.fm, un programa que documenta la música escuchada en la computadora y el iPod; cada vez que escuchamos una canción, last.fm la registra en un perfil que se desarrolla in crescendo, lo que, de forma objetiva y hasta republicana, permite conocer la música que frecuentamos.)

Bego-go

¿Mi top 5 musical? Ay, esa pregunta siempre es muy difícil para mí, pero si es sólo música del momento, de los últimos días o semanas, está más fácil:

  • Sparring partner, de Paolo Conte.
  • She & Him.
  • Let your love grow, de Passion Pit.
  • Jarvis Cocker.
  • Jonsi.

Escuchar Sparring partner, de Paolo Conte:

Denisse

  • I’ll kill her, de Soko.
  • On melancholy hill, de Gorillaz.
  • José González.
  • Into U, de Richard X con Jarvis Cocker.
  • Sound of silence, de Emiliana Torrini.
  • Y un gusto culposo: el soundtrack de Soy tu fan. No me gustan todas, pero está divertido.

Escuchar I’ll kill her, de Soko:

Eduardo

Los últimos seis meses he escuchado mucho The National y he descubierto a los XX. Sonando repetitivo, agrego también a Jarvis Cocker.

De tarde en tarde escucho a Leonard Cohen. Cuando hace un par de meses alguien me recomendó a Bright Eyes, descubrí que si L. Cohen se muere no habrá tanto problema.

Escuchar I never said I was deep, de Jarvis Cocker:

Jacobo

Los discos que más me han gustado en el primer semestre de 2010 son (y mi canción favorita de cada uno):

  • Teen Dream de Beach House (Walk in the Park).
  • El soundtrack de Man on Wire (Chasing Sheep).
  • El mini soundtrack del cortometraje de Spike Jonze I’m here (There Are Many of Us).
  • Album de Girls (Hellhole Ratrace).
  • Arrow de Clare & The Reasons (You Got Time).

Escuchar Walk in the park, de Beach House:

Mauricio

Qué diré. Como que nunca fui de música.

Alguna vez, en mi adolescencia, escuché y compré mucho rock en español, desde La Trinca y Hombres G hasta Charly García, pasando por La Unión, Soda Stereo y otros que seguramente ya murieron o están a punto de morir por los excesos.

Cuando llegué a Querétaro, a mis casi 16, me introdujeron al rock. La música era distinta dependiendo de la hora del día, pero en realidad no me interesó gran cosa.

Con los compañeros de la escuela era mucho de tocadas y ese tipo de eventos que no quieres platicar, mucho Guns N’ Roses, The Cure, Depeche Mode, INXS, U2, etc. Y por las noches, con los amigos de la escalada, era más de The Doors, Pink Floyd y esas cosas más acidas. Llegando a casa era según quien pusiera la música: Ígor Stravinsky, Emmanuel o Vikki Carr.

Yo creo que por eso no me gusta la música, pero puedo escuchar de todo.

Escuchar People are strange, de los Doors:

Mauricio

Recientemente me han gustado: Avi Buffalo, The New Pornographers, Little Joy.

En otros idiomas, la música en castellano está muy de capa caída: he recuperado a Gotan Project y un poco a Piazzola. Sigo escuchando a Adriana Varela y Carlos Vives, y he dejado un poco atrás a Sabina, por ejemplo. En portugués el repertorio es más vasto: me quedo con Mariza y he olvidado un poco a Teresa Salgueiro. Descubrí a Deolinda. Extraño a Cassia Eller; sigo fiel a Gal Costa y María Bethania; me divierte Zeca Pagodinho, me gustan Céu y Cibelle, Seu Jorge y Jorge Ben.

Escuchar The false contender, de Camera Obscura:

3 pensamientos en “Sobre nosotros –la música

  1. Últimamente Rage Against The Machine para manejar, los Amigos Invisibles para trabajar, el Tri para intolerar a Chano y Enrique Bunbury para relajar. Mañana pondré Daft Punk para podar el pasto.

  2. Héctor, ¿y si lo haces al revés?: manejar para escuchar Rage, trabajar para escuchar Debussy, intolerar para encontrar por fin el pretexto para escuchar un gusto culposo, y machetear la selva para escuchar algo verdaderamente punk. La música como móvil y no como ambiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s