«Write the future»

Esto es «Write the future», el nuevo anuncio de Nike para el mundial.

Comencemos con algunos datos:

  • Es un anuncio de tres minutos.
  • Fue producido por la agencia Wieden + Kennedy.
  • La producción consistió en tres meses de grabación y edición.
  • Fue grabado en Inglaterra, España, Italia y Kenya.
  • Además de los reconocidos futbolistas, aparece Roger Federer, Kobe Bryant, Gael García Bernal y Homero Simpson.
  • La dirección estuvo a cargo de un mexicano (sí, la aparición de Gael es una pista): Alejandro González Iñarritu, quien, además de ser un reconocido cineasta, solía ser un exitoso publicista.
  • Nike no ha confirmado el costo del anuncio, pero se sospecha que costó más que las primeras dos películas de González Iñárritu juntas (Amores Perros y 21 Gramos).
  • «Write the future» a generado más de 12 millones de youtubazos (sin contar las 17 millones de vistas en otras plataformas como Vimeo).
  • Se ha transmitido en más de 30 países en cuatro distintas versiones: de 3’, de 60”, de 30” y de 15”.

Con este spot, Nike compite por su propio Mundial. Sí, está el Mundial de los jugadores, el Mundial del anfitrión, el Mundial de Villoro y Caparrós, el Mundial de México, el de Perú, y está el Mundial de las marcas: el Mundial de Adidas, Puma y Nike (y una que otra como Joma).

Nike cuenta con nueve equipos, entre ellos Brasil, Holanda y Portugal. Adidas patrocina 12 uniformes incluyendo el de Sudáfrica, México, Francia, Argentina, Alemania y España. Puma está en siete playeras, entre ellas la de Uruguay, Camerún, Italia y Costa de Marfil. Inglaterra está con Umbro, que es ya parte de Nike. Chile está con Diadora, Honduras con Joma y Corea del Norte con una de las únicas marcas comunistas del mundo: Erike.

Insisto, es el Mundial de las marcas, como las Olimpiadas son las competencias de los laboratorios médicos. Si gana Brasil, gana Nike; si gana España, Adidas; Italia, Puma. Ojalá gane Honduras, Joma.

Si el Mundial lo gana Honduras, los dueños de Joma firman un contrato con Nike y se vuelven millonarios; si gana Corea del Norte (Erike), la moda futbolística se tornará comunista. Si gana Nike, lo más seguro es que el balón oficial del Mundial deje de ser Adidas.

Y ese es justo el mensaje del anuncio: si anoto este gol, sería… Así pues, acá en , si México se queda fuera de la siguiente ronda, yo me quito la barba; si México avanza, Mau Aguilera se deja la barba; si Brasil queda campeón, la bolsa de la quiniela se reparte entre cinco; si gana Alemania, entre dos, y si gana Holanda, que es el futuro que se ha de escribir, me quedo yo con todo el dinero (y con todas mis barbas).

5 pensamientos en “«Write the future»

  1. En Slate calificaron a éste como el mejor anuncio de fútbol de todos los tiempos. Discrepo totalmente, pues éste no es siquiera un anuncio de fútbol. O en todo caso no es un anuncio del juego de fútbol. Es un anuncio sobre las repercusiones del fútbol en la sociedad, en la política, en los medios, en los egos. Un pase no significa un pase, significa un reconocimiento social; un gol deja de ser un gol para convertirse en una hazaña mediática. Drogba vale no por sus goles, sino por la elegancia mostrada en la fantom. Si aceptamos que este es el mejor anuncio de fútbol, entonces hay que decir de una vez por todas que ese juego de 90 minutos vale por lo que significa y no por lo que es. Y, peor, hay que ser congruentes y aplicar esta lógica en todo: la literatura vale por el Nobel, no por la palabra; la arquitectura vale por el Pritzker, no por el espacio; la publicidad vale por los premios, no por las ventas; Cristiano Ronaldo vale por su arete, no por su talento futbolístico. En otras palabras, el fútbol es todo menos esos 90 minutos. Toda buena metáfora, creo, vale por sí misma. No sobreinterpretemos un texto que todavía funciona.

  2. 1. Como bien dijiste una vez, en el mudo del futbol profesional, el mundial es lo menos importante. Son mucho más importantes los torneos nacionales o regionales. El mundial es un acto de buena voluntad, de relaciones públicas, de marketing, hasta de paz.

    2. Un comercial del mundial es, entonces, de relaciones públicas y marketing, no de futbol.

    3. El futbol, analizado en este contexto, deja de ser un deporte y se convierte en una herramienta de venta que mueve billones de [inserta aquí cualquier divisa] a nivel mundial. (La influenza movió billones, pero con connotaciones negativas; el mundial moverá billones, pero quienes los gastan lo harán con gusto.)

    4. ¿El futbol que «todavía funciona»? Depende desde qué país se diga. En Argentina mueve el ánimo nacional; en México es pretexto para no trabajar y pedir unas tortas; en Corea seguramente no saben qué hacer con él; en USA, entretenimiento total; en la India (cuando se sume) seguramente una cochinada o una película muy slumdog millionare; etc.

    5. Detrás de un mundial hay mucha política. También detrás de Miss Universo, de las sedes del G8, de los premios MTV. Hay un país que necesita mejorar su marca país.

    6. El futbol, pues, es un medio. Siempre lo ha sido. ¿Para qué? Depende del momento y del lugar. ¿Es válido? Depende para quien; para mí, lo es.

    El bolero de zapatos que lee en el Esto sobre la pérdida de México cada que juega: es alguien leyendo sobre su propio fracaso y miseria.

  3. Yo no soy más que un mendigo de buen futbol. Voy por el mundo sombrero en mano y en los estadios suplico: “Una linda jugadita, por amor de Dios”. Y cuando el buen futbol ocurre, agradezco el milagro sin que me importe un rábano cuál es el club o el país que me lo ofrece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s