The Ritual Project

Step by step, a group of painters brought the perfect Stella Artois to life as a 20 x 50 foot stop-frame animation high over the New York City streets. And in the process, they revealed an untold story of tradition, sacrifice, and an industry dangling precariously on the brink of extinction.

Ahora todo se hace en vinil. Las únicas ciudades de Estados Unidos en donde todavía se puede ver esta profesión en práctica son Nueva York y Los Ángeles. En México seguramente se puede ver mucho más todavía (por eso no se hacen documentales sobre eso).

Además del video de arriba, que sintetiza la idea, les recomiendo visitar la página web The Ritual Project, en donde se explica todo el proyecto, hay más videos, entrevistas, etc.

I think there is a natural fascination with the skill required to produce something of the scale of these signs. The photo-real nature of some of Sky High/Colossal Media’s work is staggering and invites the question, “how do they do that?” I think with the older signs there is a similar thing happening but they also offer a very public insight into our not so distant past. They are often local landmarks and have a place in the collective and individual consciousness of people who have often walked past them daily for years.

¿Nostalgia que romantiza el pasado o una manera de hacer las cosas que no debería de desaparecer?

2 pensamientos en “The Ritual Project

  1. Hace poco leí sobre los trabajos del pasado: el lector que entretenía a los minuciosos obreros, el operador del elevador, los que acomodaban los bolos en los boliches, los que encendían el alumbrado público, el hielero y el lechero.

    Aquí el reportaje completo de estas y otras ocupaciones obsoletas:
    http://www.npr.org/templates/story/story.php?storyId=124251060

    Y por supuesto que hay cierto romanticismo, cierta nostalgia; la nostalgia es la idealización del pasado.

    Y eso es miopía, de la terca. Me declaro en contra de la nostalgia y a favor de la memoria. O, mejor, a favor de la melancolía. La melancolía no idealiza, sino que lamenta que las cosas del pasado no volverán a suceder, pero no cree que vivamos en un presente destrozado que lamenta un pasado glorioso. No. Ningún pasado fue mejor que esto que tenemos ahora: el vinil. Esa es precisamente la tragedia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s